Cuando revisamos log, tanto log de acceso como log de errores, es una tarea bastante engorrosa, porque no podemos encontrar varios problemas:

1 Problema: El fichero log es muy pesado.

Uno de los problemas que nos encontramos habitualmente es que estos ficheros pueden ser tan grandes que se hace muy pesado poder trabajar con esos ficheros.

Este problema lo resolvemos desde terminal de linux con la instrucción split , que es un comando que divide un fichero en pedazos.

La mayoría de la veces nos interesa hacer la division por lineas.

split -l 24000 nombreficherooriginal  nombredestino[suffix]

La instrucción anterior lo que hace es dividir el fichero [nombreficheroriginal] cada 24000 lineas y crear tantos ficheros [nombredestino] que necesita con [suffix] por defecto letras.

 Está opción a veces no es la más correcta, ya que normalmente no sabes cuantas lineas tiene ese fichero, lo que hacemos es dividirlo por peso.

split nombreficherooriginal  -b 20MB nombrefichero[suffix]

Lo que hace es dividir el fichero en bloque de 20MB